Hipotecar la casa para obtener solvencia: ¿qué peligros tiene?

prestamos sin nomina ni avales

Hipotecar la casa para obtener solvencia: ¿quién lo hace y qué peligros tiene?

08/05/2014 17:51 | Actualizado a 12/11/2015 16:49

Al bramido de “si tienes casa, tienes hacienda”, muchos prestamistas privados conceden créditos con la vivienda como aval. Sin secuestro, se manejo de acuerdos complejos, con costes y contrapartidas que es necesario meditar, según informa el comparador HelpMyCash.com .

Cuando una persona sin ingresos estables se acerca al parcialidad a pedir un crédito, lo más comprensible es que salga de la oficina con las manos vacías. Sin confiscación, esta persona todavía puede obtener el cuartos que necesita a través de un prestamista privado, sobre todo si cuenta con una vivienda en propiedad.

En concreto, puede obtener dos ventajas si pone su casa como aval: obtener solvencia aún sin demostrar ingresos o reunificar todas las deudas pendientes, si las tiene, para retribuir menos por ellas al mes.

¿A quién podemos solicitar este acuerdo?

A intermediarios financieros, además llamados brokers o empresas de caudal privado. Algunas de las opciones vigentes son:

El Prestador . Concede hasta 300.000 euros a devolver hasta en 15 primaveras, respuesta en 24 horas, carencia de hasta 4 abriles y asimismo presta peculio y hace reunificaciones a personas en ASNEF.
Servicios Financieros Gold . No solicita argumento de ingresos y además atiende a personas en ASNEF. En 48 horas, podemos tener en nuestra cuenta hasta el 70 % del valía del inmueble aportado.
SuizaInvest . Solo opera en la provincia de Barcelona, pero conceden hasta 300.000 euros en 48 horas, con posibilidad de carencia, todavía a personas en ASNEF.
DineritoAhora . Esta nueva financiera concede préstamos de hasta 12.000 euros a devolver en 5 primaveras, con o sin poner la casa como aval. No importa el ratio de endeudamiento del cliente siempre que su nombre no conste en un registro de morosos.

Peligros de poner la casa como aval para conseguir un crédito

La primera desventaja es que estas empresas cobran un interés más elevado que los préstamos bancarios. Si un préstamo personal medio en 2014 tiene un interés del 12 %, estos préstamos muy difícilmente bajan del 20 %.

Por otra parte, suelen tener comisiones: de comprensión, gestión… Es necesario preguntar por ellas antiguamente de firmar para poder calcular el coste total de la operación sin sorpresas.

Por postrero, en caso de impago de cuotas, la reacción es más rápida y radical que en un cárcel: inscribirán nuestro nombre en una serie de morosos como RAI o ASNEF e iniciarán los trámites de bloqueo de nuestra vivienda.

prestamos sin nomina ni avales

Peligros de reunificar deudas poniendo la casa como aval

Es cierto que al reunificar todas las deudas pendientes en una sola el interés completo se reduce y pagamos menos al mes. Pero, al mismo tiempo, incluso alargamos el plazo de cuota, de forma que los intereses acumulados en total crecen notablemente. En otras palabras, el mes a mes será más tolerable pero pasaremos mucho más tiempo pagando y al final devolveremos más capital que si no hubiéramos firmado la reunificación.

Esta operación todavía está sujeta a múltiples comisiones: intermediación del broker, comprensión (porque estamos abriendo una nueva hipoteca), el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD)…

Y hay que tener en cuenta que si aún no hemos terminado de enriquecer la hipoteca, asimismo tendremos que retribuir los gastos de anulación de la misma (bufete, gestoría, registro de la propiedad…) y los gastos de tolerancia de la nueva (gestoría, despacho, registro y tasación).

La buena aviso es que todos estos gastos serán incluidos en la nueva hipoteca, de forma que el plazo quedará diluido entre cuotas; no tendremos que realizar ningún desembolso al principio. La mala, es que al ser incluida en la hipoteca todavía pagaremos intereses sobre estos gastos.

En conclusión, si finalmente conseguimos la reunificación o el préstamo sobre nuestra casa, es importante cambiar de mentalidad respecto al caudal: dejarse llevar cualquier exceso financiero (nuevos créditos, compras excesivas…), inquirir nuevos ingresos, priorizar el suscripción del nuevo préstamo, y racionar si es posible para no retornar a la misma situación.

No perdamos de pinta que, si firmamos este acuerdo comprometiéndonos a un plazo determinado y lo incumplimos, las consecuencias serán irrevocables, por lo que nos lo hemos de tomar como la última oportunidad para poner nuestras cuentas al día.

Ver este video: Creditos rapidos (4 de 5) Sin papeles ni nomina ni aval


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *