Caso ERE: ¿Quién engañó a la enjuiciador Mercedes Alaya

necesita dinero urgente

¿Quién engañó a la mediador Mercedes Alaya?

15.10.2016 – 05:00 H.

Mercedes Alaya sobrevivió contra singladura y marea a una de las instrucciones más mastodónticas de un caso de corrupción que se conocen. Llegó a sumar 300 imputados y millones de folios y se acentuó el carácter desconfiado de la que se convirtió en la magistrada más famosa de España. No quiso ayuda de ningún compañero simplemente porque no se fiaba de nadie. Paseaba los principales documentos del caso ERE en su ‘trolley’ del magistratura a casa. Su carácter cambió hasta que Alaya fue “contra todos”. la cúpula política del Gobierno andaluz, jueces, abogados, fiscales. y se quedó sola. Una mañana de principios de junio de 2015, que recibió en su despacho a uno de los abogados de las defensas de los ERE, rompió a lamentar. Sus lágrimas certificaban su derrota. Iba a ser apartada de todos sus grandes casos.

El TSJA asigna a Alaya los ERE y es apartada del resto de macrocausas

I. Morillo. Sevilla

El TSJA resuelve el reparto del trabajo en el magistratura sevillano tras la presentación de la nueva titular y deja a su antecesora al frente de las causas que iban más avanzadas y con menos reconvención

En el único volumen sobre la peculiar magistrada, ‘Árbitro Alaya, ¿diosa o demonio?’. de la periodista de ‘Abc’ Mercedes Benítez, publicado por la editorial Samarcanda. da buena cuenta de esa metamorfosis tras su brinco a la auge. Doscientas deliciosas páginas cargadas de detalles desconocidos que permiten a día de hoy desenmarañar las grandes preguntas que se oyen en los círculos políticos: ¿por qué pidió Alaya su encumbramiento a la Audiencia aún a peligro de perder sus grandes causas. ¿alguien la engañó. ¿hubo un pacto entre PSOE y PP para matar con Alaya y Ruz en los ERE y Gürtel. ¿de qué hablaron Carlos Lesmes. al frente del CGPJ, y Susana Díaz. ¿contribuyó la cúpula renovada del PP andaluz, con Juanma Bronceado al frente, en su caídanbsp;

La magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrún que en los ERE: iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola Esta semana la Concilio de Andalucía respiró aliviada. Hacía ya mucho tiempo que del chancillería del Prado no llegaba una alegría como esa. La sustituta de Alaya, María Núñez Bolaños . no solo archivaba la cámara política de los cursos de formación sino que daba un duro varapalo a las parecer de su antecesora. La famosa instructora se hizo con la aposento tras la denuncia del peculiar funcionario, convertido en testificador protegido, Teodoro Montes . La Articulación cuestionó que fuera precisamente la togado de los ERE quien se pusiera al frente hasta el punto de que, durante la revelación de Montes, algún coló entre los papeles entregados a los abogados una copia de las normas de reparto de los juzgados. Desde el primer minuto, la magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrón que con los ERE. iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola. Con la paga de su marido, profesor de los cursos de UGT. en el bolsa, para demostrar la legitimidad del anuencia y temiendo que “la incansable” se decidiera a imputarlo, en un intento más de acorralarla y dañar su carrera política: “La mediador Alaya va a por ti, Susana”, llevaba tiempo escuchando.

La hipótesis de los ERE

La hipótesis delictiva de una trama corrupta desde la primera fila del Gobierno se perfiló de nuevo en los autos de Alaya sobre los cursos de formación. Dos primaveras a posteriori, la cámara política ha quedado archivada y Núñez Bolaños ha descartado una “red clientelar” o que las ayudas se repartieran con criterios de “clientelismo político”. Que de 18.000 subvenciones haya 39 vinculadas al PSOE no prueba nulo, ha sostenido en el coche de sobreseimiento.

La jueza archiva la alcoba política de los cursos y carga contra el PP y la UCO

La instructora considera que “no revisten el carácter de delito” de malversación ni de prevaricación los hechos investigados sobre las “presuntas irregularidades” del caso

La pregunta ha sido casi cibernética: ¿Si Núñez Bolaños hubiera estado al frente de los ERE habría hoy cuchitril política? ¿Estarían Chaves y Griñán procesados y una plazo de Gobierno andaluz en el banquillo? No ha sido el único contratiempo en una semana negra para Alaya. Su sucesora además ha franco una vía que ha llenado de esperanza a los acusados en la trama de las ayudas sociolaborales. La flagrante responsable del Tribunal de Instrucción número 6 de Sevilla ha archivado por primera vez una habitación del caso, referida a Azucareras Reunidas de Jaén. y avisan de que serán muchas más. Ha obligado lo que muchos acusados, el más insistente ha sido el imputado Carlos Devoto . llevan primaveras advirtiendo: las ayudas fueron “legítimas” y en los expedientes donde no haya intrusos no hay delito. Se deduce que unos 6.000 prejubilados han cobrado del fondo de forma correcta. Rápidamente comenzaron los mensajes entre los socialistas: si estas ayudas fueron legales, ¿por qué están los expresidentes imputados?

Núñez Bolaños ha traumatizado un antiguamente y un posteriormente en los ERE al clasificar una cámara donde no había intrusos y subrayar la licitud de las ayudas

No se sabe si Alaya está volviendo a sufrir fuertes cefaleas, como padeció en plena instrucción obligada a estar seis meses de herido, pero sí que su sucesora está desmontando buena parte de sus hipótesis, avaladas eso sí por el Tribunal Supremo y por el magistrado Álvaro Martín que instruye la dormitorio política de los ERE y que, en contra de lo que muchos creen, igualmente dejó de hablarse con su compañera. Llegados a este punto muchos se preguntan qué llevó a la magistrada a pedir el progreso que la obligó a dejar el auditoría y las grandes causas que tenía entre manos. En el manual ‘Togado Alaya, ¿diosa o demonio?’, se ofrece un retrato realizado de grises y matices, remotamente de la arrobamiento incondicional que le profesan muchos y asimismo a abriles luz de la inquina que despierta entre otros.

En la sala Kremlin

La brillante opositora. que llegó a árbitro con solo 25 abriles y que se estrenó en su primer destino, Fuengirola, condenando en 1991 al entonces corregidor socialista por retribuir con efectivo manifiesto facturas de servicios sanitarios privados por valía de 42.000 pesetas. sabía lo que hacía cuando pidió plaza a pocos metros de su despacho, en la Audiencia de Sevilla. En una sala, conocida como ‘el Kremlin’ porque algunos de sus más destacados miembros pertenecen a la progresista Jueces para la Democracia. donde ya habían dejado claro que no la querían y donde se habían resuelto la mayoría de los medios del caso ERE y se habían subrayado algunos de sus mayores errores, obligándola a reformular el escrito que por primera vez señalaba a Chaves y Griñán, anulando varias de las fianzas impuestas u obligándola a reformular la imputación de Penitente Álvarez .

José Antonio Griñán (i)y Manuel Chaves (d), en una foto de archivo. (EFE)

En el compendio de la periodista Mercedes Benítez, de recomendable leída para tener un retrato completo de la magistrada y de la revolución que supuso para los juzgados sevillanos, se narran algunos de aquellos últimos momentos. A Alaya la traicionó, coinciden muchos de sus compañeros, su propia soberbia . Posiblemente cualquiera, con el suficiente poder en el PP como para hacer una promesa así, la animó a optar a un progreso con el compromiso de que iba a poder seguir en comisión de servicio hasta concluir sus causas. Pero con sus últimos pasos firmó su propia sentencia de crimen. Con el escrito que Alaya envió al Poder Contencioso poniendo en duda la capacidad de quien se postulaba para acomodarse su plaza en el auditoría número 6 de Sevilla, un tribunal malvado para el PSOE desde el que en los noventa instruyó el caso Juan Disputa. se cavó su tumba.

Posiblemente algún con poder en el PP la animó a pedir su promoción con la promesa de que iba a poder seguir al frente de sus casos

Inmediatamente se estableció que, si seguía Alaya al frente, se abría la puerta a la inepto de la causa porque no era la árbitro natural. Ni sus más firmes defensores fueron capaces de defender que Alaya diera un guantazo así a su compañera María Núñez Bolaños. Por más que en su currículum no hubiera experiencia previa en lo penal y su nombre, como recoge el texto, “solo había aparecido en prensa porque fue la magistrada que otorgó en 2013 a Kiko Rivera. hijo de Isabel Pantoja, la custodia compartida de su hijo”. Siquiera es embustero que el mentor andaluz de Probidad, Emilio de Llera . admite en notorio que no tiene por qué esconder su amistad con el marido de la flagrante magistrada de los ERE, Julio Güija. porque son “amigos desde chiquititos”. Puede que el maestro andaluz, del círculo íntimo de Susana Díaz, animara a Núñez Bolaños a postularse. Pero quien decidió apartar a Alaya fue el Consejo Militar del Poder Legal y allí se sabe que manda el PP. Por más alegrías que se estén llevando la Corporación de Andalucía y el PSOE y por más teorías conspirativas que se difundan, todo apunta a que Alaya, “la jefa de la concurso”, como la apodaron los socialistas, se equivocó.

Mostrar más comentarios

Normas de La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L. creemos en la voluntad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer el debate sobre los temas de contemporaneidad que tratamos.

Para promover y prolongar ese entorno de intercambio útil y autónomo de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo certificar el mejora adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en universal, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Siquiera permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan falta al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por consiguiente útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales sensibles (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos enterarse a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el frecuente explicación de la conversación. Eso incluye el desmán de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa guisa La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que pelear y asimilar. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

email contacto moderador elconfidencial

Caso ERE: ¿Quién engañó a la togado Mercedes Alaya

¿Quién engañó a la enjuiciador Mercedes Alaya?

15.10.2016 – 05:00 H.

Mercedes Alaya sobrevivió contra rumbo y marea a una de las instrucciones más mastodónticas de un caso de corrupción que se conocen. Llegó a sumar 300 imputados y millones de folios y se acentuó el carácter desconfiado de la que se convirtió en la magistrada más famosa de España. No quiso ayuda de ningún compañero simplemente porque no se fiaba de nadie. Paseaba los principales documentos del caso ERE en su ‘trolley’ del auditoría a casa. Su carácter cambió hasta que Alaya fue “contra todos”. la cúpula política del Gobierno andaluz, jueces, abogados, fiscales. y se quedó sola. Una mañana de principios de junio de 2015, que recibió en su despacho a uno de los abogados de las defensas de los ERE, rompió a lagrimear. Sus lágrimas certificaban su derrota. Iba a ser apartada de todos sus grandes casos.

El TSJA asigna a Alaya los ERE y es apartada del resto de macrocausas

I. Morillo. Sevilla

El TSJA resuelve el reparto del trabajo en el magistratura sevillano tras la arribada de la nueva titular y deja a su antecesora al frente de las causas que iban más avanzadas y con menos repaso

En el único manual sobre la peculiar magistrada, ‘Magistrado Alaya, ¿diosa o demonio?’. de la periodista de ‘Abc’ Mercedes Benítez, publicado por la editorial Samarcanda. da buena cuenta de esa metamorfosis tras su brinco a la auge. Doscientas deliciosas páginas cargadas de detalles desconocidos que permiten a día de hoy desenmarañar las grandes preguntas que se oyen en los círculos políticos: ¿por qué pidió Alaya su promoción a la Audiencia aún a peligro de perder sus grandes causas. ¿alguien la engañó. ¿hubo un pacto entre PSOE y PP para terminar con Alaya y Ruz en los ERE y Gürtel. ¿de qué hablaron Carlos Lesmes. al frente del CGPJ, y Susana Díaz. ¿contribuyó la cúpula renovada del PP andaluz, con Juanma Pardo al frente, en su caídanbsp;

La magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrún que en los ERE: iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola Esta semana la Concilio de Andalucía respiró aliviada. Hacía ya mucho tiempo que del curia del Prado no llegaba una alegría como esa. La sustituta de Alaya, María Núñez Bolaños . no solo archivaba la aposento política de los cursos de formación sino que daba un duro varapalo a las exposición de su antecesora. La famosa instructora se hizo con la habitación tras la denuncia del peculiar funcionario, convertido en declarante protegido, Teodoro Montes . La Agrupación cuestionó que fuera precisamente la enjuiciador de los ERE quien se pusiera al frente hasta el punto de que, durante la testimonio de Montes, cierto coló entre los papeles entregados a los abogados una copia de las normas de reparto de los juzgados. Desde el primer minuto, la magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrón que con los ERE. iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola. Con la sueldo de su marido, profesor de los cursos de UGT. en el bolsa, para demostrar la moralidad del anuencia y temiendo que “la incansable” se decidiera a imputarlo, en un intento más de acorralarla y dañar su carrera política: “La togado Alaya va a por ti, Susana”, llevaba tiempo escuchando.

La hipótesis de los ERE

La hipótesis delictiva de una trama corrupta desde la primera fila del Gobierno se perfiló de nuevo en los autos de Alaya sobre los cursos de formación. Dos primaveras posteriormente, la cuchitril política ha quedado archivada y Núñez Bolaños ha descartado una “red clientelar” o que las ayudas se repartieran con criterios de “clientelismo político”. Que de 18.000 subvenciones haya 39 vinculadas al PSOE no prueba ausencia, ha sostenido en el coche de sobreseimiento.

La jueza archiva la cuarto política de los cursos y carga contra el PP y la UCO

La instructora considera que “no revisten el carácter de delito” de malversación ni de prevaricación los hechos investigados sobre las “presuntas irregularidades” del caso

La pregunta ha sido casi cibernética: ¿Si Núñez Bolaños hubiera estado al frente de los ERE habría hoy aposento política? ¿Estarían Chaves y Griñán procesados y una división de Gobierno andaluz en el banquillo? No ha sido el único revés en una semana negra para Alaya. Su sucesora además ha despejado una vía que ha llenado de esperanza a los acusados en la trama de las ayudas sociolaborales. La presente responsable del Audiencia de Instrucción número 6 de Sevilla ha archivado por primera vez una habitación del caso, referida a Azucareras Reunidas de Jaén. y avisan de que serán muchas más. Ha agradecido lo que muchos acusados, el más insistente ha sido el imputado Carlos Noble . llevan abriles advirtiendo: las ayudas fueron “legítimas” y en los expedientes donde no haya intrusos no hay delito. Se deduce que unos 6.000 prejubilados han cobrado del fondo de forma correcta. Rápidamente comenzaron los mensajes entre los socialistas: si estas ayudas fueron legales, ¿por qué están los expresidentes imputados?

Núñez Bolaños ha afectado un antiguamente y un a posteriori en los ERE al arrinconar una estancia donde no había intrusos y subrayar la licitud de las ayudas

No se sabe si Alaya está volviendo a sufrir fuertes cefaleas, como padeció en plena instrucción obligada a estar seis meses de desvaloración, pero sí que su sucesora está desmontando buena parte de sus hipótesis, avaladas eso sí por el Tribunal Supremo y por el magistrado Álvaro Martín que instruye la alcoba política de los ERE y que, en contra de lo que muchos creen, todavía dejó de hablarse con su compañera. Llegados a este punto muchos se preguntan qué llevó a la magistrada a pedir el progreso que la obligó a dejar el judicatura y las grandes causas que tenía entre manos. En el vademécum ‘Togado Alaya, ¿diosa o demonio?’, se ofrece un retrato ahíto de grises y matices, acullá de la arrobo incondicional que le profesan muchos y igualmente a abriles luz de la inquina que despierta entre otros.

En la sala Kremlin

La brillante opositora. que llegó a árbitro con solo 25 primaveras y que se estrenó en su primer destino, Fuengirola, condenando en 1991 al entonces corregidor socialista por fertilizar con moneda divulgado facturas de servicios sanitarios privados por valía de 42.000 pesetas. sabía lo que hacía cuando pidió plaza a pocos metros de su despacho, en la Audiencia de Sevilla. En una sala, conocida como ‘el Kremlin’ porque algunos de sus más destacados miembros pertenecen a la progresista Jueces para la Democracia. donde ya habían dejado claro que no la querían y donde se habían resuelto la mayoría de los fortuna del caso ERE y se habían subrayado algunos de sus mayores errores, obligándola a reformular el escrito que por primera vez señalaba a Chaves y Griñán, anulando varias de las fianzas impuestas u obligándola a reformular la imputación de Desconsolada Álvarez .

José Antonio Griñán (i)y Manuel Chaves (d), en una foto de archivo. (EFE)

En el compendio de la periodista Mercedes Benítez, de recomendable leída para tener un retrato completo de la magistrada y de la revolución que supuso para los juzgados sevillanos, se narran algunos de aquellos últimos momentos. A Alaya la traicionó, coinciden muchos de sus compañeros, su propia soberbia . Posiblemente determinado, con el suficiente poder en el PP como para hacer una promesa así, la animó a optar a un medra con el compromiso de que iba a poder seguir en comisión de servicio hasta concluir sus causas. Pero con sus últimos pasos firmó su propia sentencia de asesinato. Con el escrito que Alaya envió al Poder Jurídico poniendo en duda la capacidad de quien se postulaba para instalarse su plaza en el tribunal número 6 de Sevilla, un tribunal perverso para el PSOE desde el que en los noventa instruyó el caso Juan Conflicto. se cavó su tumba.

Posiblemente cierto con poder en el PP la animó a pedir su progreso con la promesa de que iba a poder seguir al frente de sus casos

Inmediatamente se estableció que, si seguía Alaya al frente, se abría la puerta a la inútil de la causa porque no era la árbitro natural. Ni sus más firmes defensores fueron capaces de defender que Alaya diera un revés así a su compañera María Núñez Bolaños. Por más que en su currículum no hubiera experiencia previa en lo penal y su nombre, como recoge el obra, “solo había aparecido en prensa porque fue la magistrada que otorgó en 2013 a Kiko Rivera. hijo de Isabel Pantoja, la custodia compartida de su hijo”. Siquiera es traidor que el consiliario andaluz de Neutralidad, Emilio de Llera . admite en divulgado que no tiene por qué esconder su amistad con el cónyuge de la coetáneo magistrada de los ERE, Julio Güija. porque son “amigos desde chiquititos”. Puede que el maestro andaluz, del círculo íntimo de Susana Díaz, animara a Núñez Bolaños a postularse. Pero quien decidió apartar a Alaya fue el Consejo Normal del Poder Sumarial y allí se sabe que manda el PP. Por más alegrías que se estén llevando la Asamblea de Andalucía y el PSOE y por más teorías conspirativas que se difundan, todo apunta a que Alaya, “la jefa de la competición”, como la apodaron los socialistas, se equivocó.

credito online 5000 euros

Mostrar más comentarios

Normas de La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L. creemos en la autonomía de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer el debate sobre los temas de hogaño que tratamos.

Para promover y perdurar ese esfera de intercambio útil y autónomo de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo avalar el crecimiento adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en normal, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Siquiera permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan mínimo al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por consiguiente útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales sensibles (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos enterarse a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el común progreso de la conversación. Eso incluye el atropello de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa modo La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que luchar y formarse. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

email contacto moderador elconfidencial

Caso ERE: ¿Quién engañó a la magistrado Mercedes Alaya

¿Quién engañó a la togado Mercedes Alaya?

15.10.2016 – 05:00 H.

Mercedes Alaya sobrevivió contra rumbo y marea a una de las instrucciones más mastodónticas de un caso de corrupción que se conocen. Llegó a sumar 300 imputados y millones de folios y se acentuó el carácter desconfiado de la que se convirtió en la magistrada más famosa de España. No quiso ayuda de ningún compañero simplemente porque no se fiaba de nadie. Paseaba los principales documentos del caso ERE en su ‘trolley’ del curia a casa. Su carácter cambió hasta que Alaya fue “contra todos”. la cúpula política del Gobierno andaluz, jueces, abogados, fiscales. y se quedó sola. Una mañana de principios de junio de 2015, que recibió en su despacho a uno de los abogados de las defensas de los ERE, rompió a gemir. Sus lágrimas certificaban su derrota. Iba a ser apartada de todos sus grandes casos.

El TSJA asigna a Alaya los ERE y es apartada del resto de macrocausas

I. Morillo. Sevilla

El TSJA resuelve el reparto del trabajo en el judicatura sevillano tras la aparición de la nueva titular y deja a su antecesora al frente de las causas que iban más avanzadas y con menos itinerario

En el único ejemplar sobre la peculiar magistrada, ‘Árbitro Alaya, ¿diosa o demonio?’. de la periodista de ‘Abc’ Mercedes Benítez, publicado por la editorial Samarcanda. da buena cuenta de esa metamorfosis tras su brinco a la éxito. Doscientas deliciosas páginas cargadas de detalles desconocidos que permiten a día de hoy desenmarañar las grandes preguntas que se oyen en los círculos políticos: ¿por qué pidió Alaya su encumbramiento a la Audiencia aún a peligro de perder sus grandes causas. ¿alguien la engañó. ¿hubo un pacto entre PSOE y PP para zanjar con Alaya y Ruz en los ERE y Gürtel. ¿de qué hablaron Carlos Lesmes. al frente del CGPJ, y Susana Díaz. ¿contribuyó la cúpula renovada del PP andaluz, con Juanma Dorado al frente, en su caídanbsp;

La magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrún que en los ERE: iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola Esta semana la Agrupación de Andalucía respiró aliviada. Hacía ya mucho tiempo que del magistratura del Prado no llegaba una alegría como esa. La sustituta de Alaya, María Núñez Bolaños . no solo archivaba la cuchitril política de los cursos de formación sino que daba un duro varapalo a las proposición de su antecesora. La famosa instructora se hizo con la cuarto tras la denuncia del peculiar funcionario, convertido en testificador protegido, Teodoro Montes . La Unión cuestionó que fuera precisamente la enjuiciador de los ERE quien se pusiera al frente hasta el punto de que, durante la proclamación de Montes, algún coló entre los papeles entregados a los abogados una copia de las normas de reparto de los juzgados. Desde el primer minuto, la magistrada dejó claro que iba a seguir el mismo patrón que con los ERE. iba directa a la cima de la pirámide y allí estaba Susana Díaz esperándola. Con la salario de su marido, profesor de los cursos de UGT. en el bolsa, para demostrar la justicia del entendimiento y temiendo que “la incansable” se decidiera a imputarlo, en un intento más de acorralarla y dañar su carrera política: “La togado Alaya va a por ti, Susana”, llevaba tiempo escuchando.

La hipótesis de los ERE

La hipótesis delictiva de una trama corrupta desde la primera fila del Gobierno se perfiló de nuevo en los autos de Alaya sobre los cursos de formación. Dos primaveras posteriormente, la estancia política ha quedado archivada y Núñez Bolaños ha descartado una “red clientelar” o que las ayudas se repartieran con criterios de “clientelismo político”. Que de 18.000 subvenciones haya 39 vinculadas al PSOE no prueba nulo, ha sostenido en el utilitario de sobreseimiento.

La jueza archiva la estancia política de los cursos y carga contra el PP y la UCO

La instructora considera que “no revisten el carácter de delito” de malversación ni de prevaricación los hechos investigados sobre las “presuntas irregularidades” del caso

La pregunta ha sido casi cibernética: ¿Si Núñez Bolaños hubiera estado al frente de los ERE habría hoy habitación política? ¿Estarían Chaves y Griñán procesados y una plazo de Gobierno andaluz en el banquillo? No ha sido el único ataque en una semana negra para Alaya. Su sucesora además ha libre una vía que ha llenado de esperanza a los acusados en la trama de las ayudas sociolaborales. La flagrante responsable del Auditoría de Instrucción número 6 de Sevilla ha archivado por primera vez una dormitorio del caso, referida a Azucareras Reunidas de Jaén. y avisan de que serán muchas más. Ha agradecido lo que muchos acusados, el más insistente ha sido el imputado Carlos Incondicional . llevan abriles advirtiendo: las ayudas fueron “legítimas” y en los expedientes donde no haya intrusos no hay delito. Se deduce que unos 6.000 prejubilados han cobrado del fondo de forma correcta. Rápidamente comenzaron los mensajes entre los socialistas: si estas ayudas fueron legales, ¿por qué están los expresidentes imputados?

Núñez Bolaños ha traumatizado un antiguamente y un a posteriori en los ERE al registrar una aposento donde no había intrusos y subrayar la licitud de las ayudas

No se sabe si Alaya está volviendo a sufrir fuertes cefaleas, como padeció en plena instrucción obligada a estar seis meses de víctima, pero sí que su sucesora está desmontando buena parte de sus hipótesis, avaladas eso sí por el Tribunal Supremo y por el árbitro Álvaro Martín que instruye la cuchitril política de los ERE y que, en contra de lo que muchos creen, asimismo dejó de hablarse con su compañera. Llegados a este punto muchos se preguntan qué llevó a la magistrada a pedir el encumbramiento que la obligó a dejar el auditoría y las grandes causas que tenía entre manos. En el compendio ‘Sentenciador Alaya, ¿diosa o demonio?’, se ofrece un retrato atiborrado de grises y matices, acullá de la sorpresa incondicional que le profesan muchos y incluso a abriles luz de la inquina que despierta entre otros.

En la sala Kremlin

La brillante opositora. que llegó a enjuiciador con solo 25 abriles y que se estrenó en su primer destino, Fuengirola, condenando en 1991 al entonces corregidor socialista por avalar con fortuna divulgado facturas de servicios sanitarios privados por valía de 42.000 pesetas. sabía lo que hacía cuando pidió plaza a pocos metros de su despacho, en la Audiencia de Sevilla. En una sala, conocida como ‘el Kremlin’ porque algunos de sus más destacados miembros pertenecen a la progresista Jueces para la Democracia. donde ya habían dejado claro que no la querían y donde se habían resuelto la mayoría de los medios del caso ERE y se habían subrayado algunos de sus mayores errores, obligándola a reformular el escrito que por primera vez señalaba a Chaves y Griñán, anulando varias de las fianzas impuestas u obligándola a reformular la imputación de Penitente Álvarez .

José Antonio Griñán (i)y Manuel Chaves (d), en una foto de archivo. (EFE)

En el vademécum de la periodista Mercedes Benítez, de recomendable repaso para tener un retrato completo de la magistrada y de la revolución que supuso para los juzgados sevillanos, se narran algunos de aquellos últimos momentos. A Alaya la traicionó, coinciden muchos de sus compañeros, su propia soberbia . Posiblemente cualquiera, con el suficiente poder en el PP como para hacer una promesa así, la animó a optar a un progreso con el compromiso de que iba a poder seguir en comisión de servicio hasta concluir sus causas. Pero con sus últimos pasos firmó su propia sentencia de crimen. Con el escrito que Alaya envió al Poder Sumarial poniendo en duda la capacidad de quien se postulaba para instalarse su plaza en el curia número 6 de Sevilla, un tribunal perverso para el PSOE desde el que en los noventa instruyó el caso Juan Enfrentamiento. se cavó su tumba.

Posiblemente cierto con poder en el PP la animó a pedir su medra con la promesa de que iba a poder seguir al frente de sus casos

Inmediatamente se estableció que, si seguía Alaya al frente, se abría la puerta a la inepto de la causa porque no era la mediador natural. Ni sus más firmes defensores fueron capaces de defender que Alaya diera un contratiempo así a su compañera María Núñez Bolaños. Por más que en su currículum no hubiera experiencia previa en lo penal y su nombre, como recoge el obra, “solo había aparecido en prensa porque fue la magistrada que otorgó en 2013 a Kiko Rivera. hijo de Isabel Pantoja, la custodia compartida de su hijo”. Siquiera es traidor que el maestro andaluz de Razón, Emilio de Llera . admite en divulgado que no tiene por qué esconder su amistad con el marido de la flagrante magistrada de los ERE, Julio Güija. porque son “amigos desde chiquititos”. Puede que el asesor andaluz, del círculo íntimo de Susana Díaz, animara a Núñez Bolaños a postularse. Pero quien decidió apartar a Alaya fue el Consejo Caudillo del Poder Sumarial y allí se sabe que manda el PP. Por más alegrías que se estén llevando la Agrupación de Andalucía y el PSOE y por más teorías conspirativas que se difundan, todo apunta a que Alaya, “la jefa de la concurso”, como la apodaron los socialistas, se equivocó.

Mostrar más comentarios

Normas de La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L. creemos en la confianza de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer el debate sobre los temas de contemporaneidad que tratamos.

Para promover y proseguir ese concurrencia de intercambio útil y vaco de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo asegurar el incremento adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en universal, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Siquiera permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nulo al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte luego útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales sensibles (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos enterarse a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el corriente ampliación de la conversación. Eso incluye el atropello de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa modo La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que luchar y estudiar. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

email contacto moderador elconfidencial

Ver este video: ¿Cómo pedir un préstamo al cárcel?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *