Portal del Cliente Bancario – Productos bancarios – Préstamo hipotecario – Otros costes: comisiones y gastos

prestamos ing 2014

en comprar una casa?

    • ¿Qué es?
    • ¿Coste?
    • ¿Devolución?
    • ¿Plazo e precio?
    • ¿Impago?
    • ¿Comisiones y gastos?
    • ¿Derechos y obligaciones?
    • ¿Qué es?
    • Un préstamo cuya garantía es la vivienda comprada
    • Un compromiso financiero muy importante y a extenso plazo
    • No se precipite: compare las distintas ofertas
    • ¿Coste?
    • Analice el tipo de interés: fijo o variable
    • Si elige tipo variable, las cuotas cambiarán en el futuro

    • ¿Devolución?
    • prestamo en bancolombia requisitos

    • Calcule la cuotas mensuales y prevea posibles variaciones
    • Estime sus expectativas de ingresos y cuánto puede endeudarse
    • ¿Plazo e valor?
    • Pida asesoramiento a la entidad y analice los riesgos
    • Los plazos suelen ser largos y se pueden modificar
    • ¿Impago?
    • Atención a los intereses de tardanza
    • El acertadamente hipotecado se puede entorpecer
    • ¿Comisiones y gastos?
    • Estudio, comprensión, cancelación…
    • El coste de la tasación, el seguro obligatorio…
    • ¿Derechos y obligaciones?
    • Exija una ofrecimiento vinculante con las condiciones del préstamo
    • Puede cambiar la hipoteca a otra entidad
    • Debe dar información verídico sobre su situación económica
    • Debe contratar un seguro de daños sobre la vivienda
  • Portal del Cliente Bancario

    Panel de Control

    Criterios de Buenas Prácticas

    Los clientes y entidades fijan autónomamente las comisiones aplicables a sus operaciones, teniendo en cuenta que las comisiones replicarán a servicios solicitados o aceptados por un cliente y obedecerán a servicios prestados o a gastos habidos. En préstamos hipotecarios, además, el cobro se ajustará a las condiciones pactadas, exceptuando de la permiso de pacto tan solo algunas comisiones referidas a determinadas comisiones por cancelación anticipada. Las más frecuentes con las que el Servicio se encuentra son:

    1. Comisión de comprensión:
      Durante la vigencia de la Circular del Mesa de España 8/1990, se aplicaba esta comisión en los préstamos hipotecarios para adquisición de viviendas simultáneamente a la de estudio y a la de cambio de divisas en préstamos de esa naturaleza, lo que suponía vulnerar dicha norma. También se aplicaba esta comisión en los casos de novación modificativa con ampliación de caudal, sobre el coste novado, lo que también motivaba mensaje desfavorable del Servicio, donado que supondría duplicar una comisión que ya se liquidó por el servicio de comprensión al conceder el préstamo.
    2. Comisión por novación modificativa y por ampliación del plazo del préstamo:
      Remunera los trámites por la modificación del contenido del acuerdo y el análisis de riesgos que ello puede implicar. Si las modificaciones versan sobre la ampliación del plazo del préstamo, la entidad puede como máximo percibir una comisión de modificación de hasta el 0,1% del hacienda irresoluto de liquidar.
    3. Comisión por emisión de certificado de cancelación económica de la deuda y cancelación registral de la hipoteca:
      El Servicio considera que, sobre la cojín de dicha norma y conforme con criterios de buenas prácticas bancarias, las entidades no pueden cobrar precio alguno por la emisión de un certificado de cancelación económica de la deuda ni, alternativamente, por su comparecencia –de algún apoderado- en notaría en caso de que la declaración de cancelación de deuda se incorpore a escritura pública.
      En todo caso, los clientes pueden resistir a punta los trámites necesarios para la cancelación registral de la hipoteca tras obtener la certificación de activo pagado la deuda. De ello se desprende que las entidades solo prestan este servicio, y luego cobrar por él, si el interesado se lo solicita expresamente –sea el titular del préstamo o la persona interesada en ello-.
      La comisión remuneraría la preparación de los documentos para que la entidad sea quien haga las gestiones y trámites para detener registralmente la hipoteca. No puede conceptuarse como servicio entregar al cliente la documentación justificativa de ocurrir pagado el préstamo (una carta o certificado en ese sentido) ni siquiera que un empleado de la entidad se desplace al protonotario señrápido por el cliente para amnistiar escritura de cancelación de deuda.
      Asiduamente, las reclamaciones en este campo versan por el cobro de dicha comisión por el certificado o por el citado desplazamiento, aunque también las hay por no deber informado debidamente al interesado antaño de cobrar la comisión y/o gastos, o por no acreditar contar con la autorización del cliente para cargarle esas comisiones.
    4. Comisiones y compensaciones aplicables por la amortización anticipada o cancelación del préstamo o crédito hipotecario:
      Se suele requerir por la aplicación de comisiones superiores a los límites establecidos por la norma en vigor para los préstamos o créditos formalizados ayer del 9 de diciembre de 2007 –data de entrada en vigor de la Ley 41/2007-; así como por la error de claridad y transparencia a la hora de informar a los prestatarios sobre el coste, en términos de compensación por peligro de tipo de interés, a sufragar por la cancelación anticipada de préstamos formalizados desde la vencimiento indicada.
    5. Comisión por cancelación anticipada:
      Hay que analizar la procedencia de la comisión de acuerdo con la norma en vigor y el porcentaje trabajador.
      1. Las reglas para los préstamos a interés fijo concertados antaño del 9/12/2007 son las que siguen.
        • Si se pacta amortización anticipada sin fijar comisión, no procede cobro alguno.
        • Si se ha pactado comisión, esa será la pactada. No obstante, en operaciones subrogatorias de valía original inferior a 240.404,84€ (40 millones de pesetas) con la finalidad de convertir el tipo fijo en variable, en 1996 el Gobierno emitió una Declaración recomendando que las entidades aplicasen voluntariamente una comisión límite del 2,5% por la cancelación anticipada, si el tipo fijo se convertía en variable.
        • Para los concertados a partir del 9 de diciembre de 2007, a los que fuera aplicable la Ley 41/2007 de reforma del mercado hipotecario, se debe tener en cuenta el régimen de compensación por desión y/o peligro de tipo de interés.
      2. Para los préstamos a interés variable concertados con anticipación al 27 de abril de 2003 –data de entrada en vigor del Existente Decreto Ley 2/2003-.
        1. En caso de cancelación de anticipada subrogatoria:
          • Si se ha pactado amortización anticipada sin fijar comisión, no puede cobrarse falta por ella.
          • Si se ha pactado amortización anticipada igual o inferior al 1%, se percibe la pactada.
          • En el resto de casos, la comisión máxima será el 1%.
        2. En caso de cancelación anticipada no subrogatoria:
          • Si se pacta cancelación anticipada sin fijar comisión, no puede cobrarse ésta.
          • Si la comisión pactada es igual o inferior al 1%, se percibirá la pactada.
          • En el resto de casos, aunque esté pactada una viejo, la comisión máxima será el 1%.
      3. Para los préstamos a interés variable concertados entre el 27.04.2003 y el 9.12.2007.
        1. En caso de cancelación anticipada subrogatoria:
          • Si se ha pactado amortización anticipada sin fijar comisión, no puede cobrarse.
          • Si se pacta una comisión igual o inferior al 0,5%, será la pactada.
          • En el resto de casos, la entidad tan solo podrá percibir una comisión máxima del 0,5%. Ahora correctamente, si la entidad demuestra la existencia de un daño econóadefesio que no implique la mera pérdida de ganancias, podrá reclamarlo.
        2. En caso de cancelación anticipada no subrogatoria:
          • Si se pacta la amortización anticipada sin fijar comisión, ausencia puede percibirse.
          • Si se ha pactado una comisión igual o inferior al 1%, la comisión a percibir será la pactada.
          • En el resto de casos, la comisión máxima será el 1%.
      4. Para los préstamos o créditos hipotecarios formalizados a partir del 9.12.2007 – a personas físicas sobre una vivienda y para aquellos concedidos a empresas de estrecha dimensión a pertenencias del impuesto sobre sociedades, no puede cobrarse comisión por cancelación anticipada, pero sí –de estar pactado- comisión por renuncia y/o compensación por peligro de tipo de interés.
        1. Compensación por abandono:
          En cancelaciones subrogatorias y no subrogatorias, totales o parciales, si está pactada, a no ser que se hubiera pactado otra inferior en cuyo caso se aplicaría esa, la comisión no podrá ser superior:
          • – al 0,5% del haber amortizado anticipadamente si se produce en los cinco primeros años de vida de la operación;
          • – al 0,25% si es después de esos cinco primeros años.
        2. Compensación por peligro de tipo de interés (art. 9 de Ley 41/2007):
          No habrá derecho a percibirla si la cancelación se produce internamente de un período de revisión de tipos de interés cuya duración pactada sea igual o inferior a doce meses. En el resto de casos, la compensación será la pactada y acatará si genera una fruto o una pérdida de renta a la entidad. Para ello, habrá que ver la diferencia, positiva o negativa, entre el renta irresoluto en el momento de la cancelación anticipada y el valencia de mercado del préstamo, trillado éste como la suma del valía coetáneo de las cuotas pendientes de suscripción hasta la posterior revisión del tipo de interés, y del valencia contemporáneo del haber irresoluto que saliría en el momento de la revisión de no producirse la cancelación anticipada.
          La entidad no puede percibirla si la cancelación del préstamo genera una lucro de haber a su honra.
          El criterio al respecto del Servicio de Reclamaciones, es que una entidad diligente de la entidad le exige acreditar activo informado a su cliente del coste previamente a la cancelación, así como probar de igual modo que existe una pérdida de caudal igual o viejo que el valía de la compensación adeudada.
    6. Comisión por subrogación de deudor:
      Se aplica, si está pactada, en los casos de cesión del inmueble hipotecado asumiendo el adquirente la deuda hipotecaria, siendo frecuente en el caso de compraventa al promotor de viviendas nuevas. No hay que confundirla con la comisión de cancelación subrogatoria, que se aplica a un supuesto perfectamente diferente (cambio de merecedor).
    7. Comisión en cuenta vinculada a préstamo. Sustitución de la misma por otra vía de cuota:
      Es frecuente que la gestión de un préstamo hipotecario se lleve a sitio a través de una cuenta asociada a aquel, cuenta en la que se adeudan comisiones y sobre la que se plantean dudas acerca de la posibilidad o no de cancelarlas y realizar los pagos por otras vías o canales.

    Tradicionalmente el Servicio mantuvo que no correspondía a los clientes soportar comisiones por mantenimiento/administración, si las cuentas se mantenían exclusivamente para abonar intereses de un depósito o dar servicio a un préstamo hipotecario, en una cuenta abierta por imposición de la entidad y luego en interés suyo.

    Después, la Orden EHA/2899/2011, estableció que las entidades que comercialicen servicios bancarios vinculados a contratar otro servicio, deben informar al interesado de la posibilidad o no de contratar cada servicio de modo independiente y del coste que corresponde a cada servicio. La Circular 5/2012 del Cárcel de España establece que cuando la tolerancia de una cuenta sea obligatoria para el cliente, sus gastos de mantenimiento no podrán ser modificados unilateralmente por la entidad, siempre que se utilice exclusivamente para ese fin.

    A tenor de lo previo, el criterio del Servicio es que en los préstamos formalizados después de la entrada en vigor de la legislatura transcrita, o en aquellos modificados tras esa momento, se puede cobrar esa comisión de mantenimiento –aunque la cuenta se use tan solo para la gestión del préstamo- si ayer se informó al cliente de la exigencia de contratar la cuenta; que se crónica de la parte del coste total que corresponde a ese mantenimiento; que contratación y coste se recojan en el resolución; y que su coste no pueda ser modificado por la entidad a lo derrochador del préstamo. En los préstamos anteriores, se mantiene el tradicional criterio del Servicio, plasmado al eclosión de este apartado, cubo que esos préstamos no tienen tantas garantías como los más recientes.

    Sobre la posibilidad de dar de mengua la cuenta, habrá que atender lo recogido en la escritura y, a partir de ella, valorar el mantenimiento o no de la cuenta a tenor de lo recogido en las obligaciones y derechos de las partes. Si el arreglo no contiene la obligación de tener abierta la cuenta, el prestatario sería vacancia para arriesgarse si mantiene la domiciliación de los recibos en la entidad prestamista o la cambia a otra, cancelando la cuenta.

    Ver este video: Prestamos de Caudal Rapido por Internet


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *